Haters gonna hate

La nueva normalidad en las redes sociales

Las RRSS llevan jugando un papel importante en nuestra vida desde hace más de 10 años y gracias a ellas ha cambiado nuestra forma de comunicarnos. Sea como fuere, todos nos hemos convertido de forma activa o pasiva en altavoces con cierta influencia y esto supone aceptar que cualquier persona que disponga de redes sociales pueda dar su opinión sobre un hecho en concreto o sobre una persona. Empieza el juego de la nueva normalidad en las redes sociales. 

El otro día estaba viendo una competición de un e-sport online y al terminar, el capitán del equipo perdedor abrió un hilo en su twitter personal comentando como se sentía a raíz de todos los comentarios negativos que había recibido por la derrota. A lo largo de sus mensajes pedía perdón por su bajo nivel, aseguraba que seguirán entrenando duro, aceptaba que no podía gustar a todo el mundo y pedía por favor que la gente se moderase con los comentarios puesto que ellos también eran personas y que los comentarios negativos les estaban afectando a él y a todo el equipo. Bien, el caso que he expuesto es un ejemplo real de lo que sucede en nuestra sociedad día tras día: haters gonna hate.

Se conoce como hater a aquellas personas que muestran sistemáticamente actitudes negativas u hostiles ante cualquier asunto. La palabra hater proviene del inglés y se traduce como persona ‘que odia’ o ‘que aborrece’. También se puede interpretar como ‘envidioso’, u ‘odioso’.

Un jugador profesional de Clash Royale pidiendo por Twitter un poco de respeto por él y por su equipo.

Un problema llamado comunicación

Tal y como comenté en mi anterior entrada, las figuras públicas, entre ellas los deportistas de élite, son un espejo en el que la gente se mira.  Por esa razón, nos falta aprender a comunicar más y a criticar menos, debemos aceptar que todos podemos equivocarnos. La falta de comunicación y de empatía genera más haters y es algo que debemos de frenar entre todos. 

Hemos de predicar con el ejemplo y para lograr ser un ejemplo para los demás, antes de criticar hay que escuchar y para escuchar debemos prestar atención a nuestro interlocutor. Las personas que son haters, buscan hacer daño sin comunicar, no escuchan y no buscan dar ejemplo. Su objetivo es sólo dañar mediante la descarga de negatividad con el objetivo de incendiar y crear polémica.  En definitiva, sólo buscan generar caos y destrucción, son maestros del show y se agrandan cuando reciben mucha atención. Lanzan mensajes provocadores con la intención de picar a mucha gente y de llevarlos a su terreno donde saben moverse como pez en el agua.

Estamos viviendo tiempos convulsos y no me refiero sólo a los efectos del Covid-19 puesto que sólo tenemos que ver que está sucediendo en USA con el grave problema del racismo y la campaña ‘Black life matters’. En realidad, no es sólo un problema de USA si no que es un hecho a escala mundial, hay muchas cosas que deben cambiar y para lograrlo debemos de empezar a cambiar cada uno de nosotros.  Hace falta mucha más comunicación pero nunca como ahora ha sido tan preciso entender a las demás personas, ponerlas en el centro, ser honestos y transparentes con todo aquello que hacemos y que decimos.

Mucha gente no entiende que destruyendo no conseguimos nada, que es más fácil destruir que construir y que con la destrucción, sólo conseguimos aumentar un vacío existencial que cada vez se hace más y más grande. El camino de todos está lleno de éxitos y de fracasos pero depende de nosotros levantarnos cada día para luchar por nuestros objetivos. Todos podemos equivocamos y no por ellos pasamos de ser buenos a ser malos, de los mejores a los peores, hay que ser un poco más condescendiente con la gente que nos rodea y nutrirnos compartiendo opiniones y experiencias y no destruyendo. 

Los haters son un reflejo del sentimiento de envidia de las personas o dicho de otra manera, una muestra de la rabia e impotencia de la gente que no es completamente feliz y que ataca a los demás como única vía de escape.

Como decía, nunca ha sido tan importante poner a las personas en el centro tal y como debemos hacer en este momento. El 2020 nos está poniendo a prueba una y otra vez y por algo será. Soy consciente de que es imposible gustar a todo el mundo y que los haters van a seguir ahí pero el odio gratuito no debería de ser una opción. Recuerda que sólo depende de tí ser el cambio que quieres ver en los demás puesto que el ejemplo se demuestra desde uno mismo, de dentro hacia afuera. Piensa que donde acaba el espacio de uno empieza el de otra persona y que siendo tolerantes llegaremos más lejos. Son tiempos difíciles y más nos vale que el año 2020 nos sirva para aprender, crecer y superarnos. El reto es grande.

Y hasta aquí mi post sobre ‘Haters gonna hate’. Recordar que podéis seguirme en mis RRSS de Instagram y Twitter para estar al día de todas las novedades del Blog de Muva y así, crear una comunidad donde compartir experiencias y vivencias. 

Un saludo a todos y hasta la próxima.

Las grandes marcas que aman a los deportistas de élite

El otro día leí un artículo que me hizo pensar. La crónica hablaba sobre la multinacional Nike y afirmaba que, en la actualidad, dicha marca copa el 50% de los deportistas mejor pagados del mundo. El artículo afirmaba que la marca americana ‘estaba barriendo’ literalmente a otras gigantes como es Adidas y ponía ejemplos de los 30 deportistas mejor pagados y qué firmas les patrocina. Las grandes marcas aman a los deportistas de élite pero ¿por qué? 

Hace pocos días salía otra noticia muy interesante que decía que por primera vez en la historia, un tenista era el deportista mejor pagado del año con 106,3 millones ingresados. Estamos hablando del que es considerado como mejor tenista de la historia, Roger Federer. Federer, es uno de los tenistas más laureados del mundo, ganador de 20 GS y poseedor de muchos otros tantos récords y se acaba de convertir en el primer jugador de tenis que alcanza el 1º lugar en  ingresos gracias en parte a su multimillonario contrato con Uniqlo, una de las firmas que más está invirtiendo en marketing con deportistas de élite en los últimos años. Uniqlo también patrocina a Kei Nishikori y ha colaborado con otras leyendas de la raqueta como es el caso de  Novak Djokovic

Pero volvamos al punto inicial, ¿por qué las grandes marcas aman a los deportistas de élite? Y la respuesta, aunque pueda parecer obvia tiene más miga de lo que parece. El otro día leía a un periodista catalán que hacía la siguiente reflexión: ‘Si los coches Mercedes tuvieran el mismo precio de mercado que otras marcas de  coches de gama baja, nadie se compraría un Mercedes” Los valores que tiene el producto y los valores que transmite marcan siempre la diferencia. Los coches Mercedes tienen prestigio, historia, buenas prestaciones y una fuerte imagen. Todos estos atributos convierten a la casa Mercedes en gama alta dentro del sector. Con los deportistas sucede parecido. Roger Federer, Leo Messi, Cristiano Ronaldo o Lebron James, además de deportistas de élite son marcas por sí mismas muy fuertes y su valor de mercado es muy alto.

Las grandes marcas que aman a los deportistas de élite. 


Las grandes firmas ‘se matan’ por patrocinar a las grandes figuras públicas. Según  Jaime Colás, manager de la división de deportes de la multinacional Havas “el deporte es una potente herramienta para transmitir valores positivos a la sociedad, y los deportistas son los principales agentes de esta transmisión de valores”. Pero, además de valores, hay otros beneficios importantes que podemos destacar:

Prestigio: No todas las marcas pueden permitirse patrocinar a Rafael Nadal, Messi o Neymar, así que la que lo consiga, tendrá mucha exposición mediática. La marca ganará prestigio pues sólo un puñado de firmas pueden afrontar una colaboración de este nivel.

Branding: Bonita palabra con un significado muy amplio. Las marcas buscan asociarse con grandes figuras para que se las relacione con los extraordinarios atributos de los deportistas de élite. Las firmas buscan acercarse a los fans de los héroes (deportistas de élite) y construir una relación similar a la que tienen los seguidores con sus deportistas preferidos. El marketing deportivo está relacionado con las emociones y esa unión hace mejorar el branding de la marca que patrocina al jugador.

Rafael Nadal desata muchas emociones entre sus fans y sus ‘haters’. Es un deportista muy mediático

Estilo de vida saludable: Apoyar a deportistas de élite que sigan rutinas saludables ayuda a fomentar que la marca que lo patrocina también promueve un estilo de vida saludable.  Blanco y en botella.

Inspirar: Las grandes marcas buscan deportistas que transmitan pasión y emoción, es decir, que inspiren a sus fans. Si una marca patrocina a un jugador que transmite, la firma se verá favorecida indirectamente.

Reinventarse: Y para acabar este tema, no podemos olvidarnos de las marcas que buscan deportistas de élite para hacer ‘rebranding’ o, reinventarse. Hay marcas que se casan con un profesional para toda la vida, como Rolex hace con Roger Federer o la casa de coche Kia con Rafael Nadal, sin embargo, hay otras multinacionales que optan por proyectar otros nuevos atributos como ‘juventud’ ‘pasión’, ‘digitalización’ etc…Y por eso, buscan nuevos deportistas en quienes enfocar su estrategia de branding. En otras palabras, buscan reinventarse.

Y hasta aquí mi post sobre ‘Las grandes marcas que aman a los deportistas de élite’. Recordar que podéis seguirme en mis RRSS de Instagram y Twitter para estar al día de todas las novedades del Blog de Muva y así, crear una comunidad donde compartir experiencias y vivencias. 

Un saludo a todos y hasta la próxima.